691 037 152 / 913 027 369 saicoclimatizacion@hotmail.es

La limpieza de los filtros del aire acondicionado es fundamental para conseguir un rendimiento pleno de su funcionamiento.

Aquí le ofrecemos una guía de consejos para limpiar los filtros del aire acondicionado. ¡Consigue alargar la vida de su equipo de climatización!

Limpiar los filtros es esencial para el buen funcionamiento de nuestro aparato de aire acondicionado. Y es importante saber cómo realizarlo adecuadamente.

Antes vamos a analizar qué función cumplen los filtros y por qué es tan importante mantenerlos limpios.

¿Por qué debemos limpiar los filtros del aire acondicionado?

  • Mantienen el aire limpio: los filtros se encuentran en la parte delantera de los equipos de aire acondicionado y su función principal es capturar las partículas contaminantes del aire. Por tanto, limpian y filtran el aire, climatizando nuestra estancia con aire fresco y libre de polvo.
  • Mejoran el funcionamiento, el consumo y previenen averías en los equipos. Si no se limpian los filtros se produce un mayor consumo y empeora el rendimiento del equipo.

Limpiar los filtros de aire acondicionado

¿Con qué frecuencia se debe limpiar los filtros del aire acondicionado?

Cada aire acondicionado necesita una frecuencia de limpieza específica: 

  • Para los aires acondicionados más frecuentes, en hogares y locales comerciales (de potencia igual o inferior a 70KW), se recomienda una limpieza anual. Principalmente antes del verano.
  • Si el equipo es de frío y calor, se recomienda la limpieza de los filtros dos veces al año. Antes del verano y otra antes del invierno. Así, conseguimos mantener el aire limpio y garantizamos que el equipo funcione adecuadamente.

¿Cómo limpiar los filtros del aire acondicionado?

La limpieza de los filtros es bastante sencilla.

Lo primero que hay que tener en cuenta es: asegurarse que el equipo está desconectado y usar productos adecuados para no dañar el equipo.

  • Abre la tapa del aire acondicionado y extrae los filtros que se encuentran detrás de la rejilla.
  • Para su limpieza: eliminar el polvo y resto de suciedad con una aspiradora. O usar agua fría para limpiarlos completamente. Si eliges la última opción, ponerlos a secar a la sombra para evitar deformaciones.
  • Una vez limpio y seco, se vuelven a introducir los filtros de aire acondicionado en el aparato en la misma posición.

En sólo tres sencillos pasos podrás disfrutar del funcionamiento adecuado de tu equipo de aire acondicionado.